¿Fósiles de medusa en Sevilla?

Imagino que a priori os será difícil conectar  las palabras que dan título a este artículo, y no es para menos. Fósiles de medusas suena un poco raro, y que encima mencione Sevilla tampoco es que ayude mucho, Giralda o Torre del Oro quizás, pero fósiles de medusa en Sevilla nunca se ha escuchado. Pues en efecto, por raro que parezca, existen, no los he visto pero conozco de su existencia. Se pueden encontrar en Constantina, pueblo de la Sierra Norte de Sevilla, dentro de una finca llamada El revuelo- curioso nombre- donde no suelen dar permiso para pasar (según tengo entendido), ocasionando tanto esto, como la poca publicidad de las administraciones, que un yacimiento muy importante sea desconocido para todos los públicos.

La historia comienza a principios de los 90 del siglo XX, cuando fueron localizadas una serie de marcas sobre una formación rocosa de 120 m2. Interpretadas por los lugareños intuitivamente como obras de hombres prehistóricos, sería  una posterior investigación liderada por paleontólogos la que  desechó la hipótesis de los petroglifos para dar cabida a una conclusión incluso más interesante: eran fósiles de animales de cuerpo blando, de aspecto medusoide.  En este punto comenzó la historia del estudio científico de este yacimiento, lo que nos ha permitido conocer a ciencia cierta qué son estos fósiles.

El interés de este yacimiento de fósiles proviene de diferentes aspectos: el hecho de que sean fósiles de medusa (algo bastante difícil de encontrar por la propia composición de estos animales), el número de ejemplares (noventa, siendo la mayor concentración de España y entre las mayores del mundo de estos fósiles), el tamaño anómalo, y la singularidad de su morfología. Son fósiles del inicio del Período Cámbrico, de unos 540 millones de años (otro dato más a favor de su importancia, ya que no son pocos años precisamente).  Por todo esto y más, para algunos se trata de una «Capilla Sixtina» paleontológica. Fósiles de este tipo, con tal magnitud e importancia científica, no existen en otro lugar europeo, y este que hoy nos ocupa, ubicado en tierras andaluzas, no desmerece respecto a los otros yacimientos de Cnidarios imprescindibles, que son de China y E.E.U.U.

La cantidad de ejemplares del yacimiento y su buen estado de conservación han permitido incluso determinar que se trata de ejemplares de un nuevo género, al que se ha dado el nombre de Cordubia, e incluso se ha llegado a su clasificación a nivel de especie, que sería Cordubia gigantea -hay fósiles de hasta 88 cms. de diámetro, intuyo que de ahí el nombre-. Según los expertos, una especie similar actual sería Aequorea.

Para que este episodio de fosilización se produjera tuvo que darse un proceso veloz y energético. La explicación más lógica es que se produjo una gran mortandad, una concentración postmortem grande en la playa, y un rápido enterramiento causado por una tormenta. Las pistas fósiles asociadas indican la presencia de fauna marina que perturbaría el sustrato arenoso y blando, pero los ripples de oscilación que se detectaron también en la roca sugieren, por otra parte,  que se formaron en aguas someras de baja energía.

Actualmente la roca está cubierta de líquenes y permanece sometida a las inclemencias del tiempo, algo que será obvio pero no por ello debía dejar de mencionarlo. La protección y conservación de estos fósiles está en peligro, desconozco qué medidas directas se están tomando pero si tan importante es este hallazgo igual debería dársele más importancia.

Como siempre, me planteo varias preguntas: ¿Pensáis que un mayor acceso a visitantes sería valioso económicamente para la comarca como atrayente de turismo?¿ No creéis que si esto estuviera en otro país habría cantidad de artículos a la venta usando estos fósiles como marca?. Igual se debería llegar a un acuerdo entre la Junta de Andalucía y los propietarios de los terrenos, alguna solución habrá, pero es injusto que se prive a la sociedad del disfrute de las maravillas que esconde nuestra naturaleza, y ya no solo de verlo en directo, sino de que al menos se difunda su existencia.

Álvaro Luna

Bibliografía:

Eduardo MAYORAL, Eladio LIÑÁN, José Antonio GÁMEZ VINTANED, Fernando MUÑIZ, & Rodolfo GOZALO (2004). Stranded jellyfish in the lowermost Cambrian (Corduban) of Spain Revista Española de Paleontología, 19 (2), 191-198. ISSN 0213-6937
 

Fotografías de Jaime  Gil Fernández

 
6 Comentarios
  • Nahúm Méndez Chazarra
    Publicado el 11:06h, 11 julio Responder

    Los fósiles de Constantina deberían de estar totalmente protegidos (sobretodo de la erosión) porque son unos fósiles únicos e irrepetibles y su destrucción sería una pérdida irreparable… pero como siempre nuestras autoridades dirán que «piedras hay muchas», así consiguiendo la destrucción de nuestro patrimonio paleontológico 🙁

    • carme
      Publicado el 02:54h, 13 febrero Responder

      la verdad es que es una pena que no se protejan hace ya unos15 años en una finca de la provincia de cordoba llamada cascabel estube trabajando y por curiocidad coji una cosa redonda que me parecio algo raro cuando mire en gugel y cual seria mi sorpreza que era un fosil de meduza y asi coji al menos 5.o 6 y aun los conserbo si alguien esta interesado en analizar alguno no me inportaria…

  • Bitacoras.com
    Publicado el 16:16h, 11 julio Responder

    Información Bitacoras.com…
    Valora en Bitacoras.com: Imagino que a priori os será difícil conectar  las palabras que dan título a este artículo, y no es para menos. Fósiles de medusas suena un poco raro, y que encima mencione Sevilla tampoco es que ayude mucho, Giralda o Torre …..

  • carlos
    Publicado el 17:07h, 12 julio Responder

    Según tengo entendido, «tan sólo» hace 30 millones de años, el territorio que hoy ocupa Andalucía, era mar, por lo que es de entender tanto que no haya fósiles de dinosaurios como de que sí haya este tipo de fósiles marinos.

    • Álvaro
      Publicado el 00:12h, 13 julio Responder

      Efectivamente, Andalucía es de origen reciente y antes era mar, fíjate sin ir tan lejos en el tiempo, que Doñana en época romana era un gran lago interno por donde se podía hasta navegar, y mira lo que es hoy ;).
      El hecho de que haya fósiles marinos y no de dinosaurios es razonable, en la propia ciudad de Huelva se han encontrado fósiles de ballena, y en algunos viñedos de Bonares y Lucena del Puerto-igualmente en Huelva-, en el suelo, sin necesidad de excavaciones, hay multitud de bivalvos y gasterópodos. Esto no resta importancia al yacimiento objeto de la entrada, ya que hablo de medusas, animales de cuerpo blando cuya fosilización es más milagrosa que la de animales con concha o hueso, y mira que ya de por sí encontrar fósiles es siempre algo importantísimo sea de lo que sean.

  • Jose Javier Gambin Murcia
    Publicado el 00:16h, 15 junio Responder

    Para Carlos,Alvaro yNahum Mendez:
    Si existe una Capilla Sixtina de Medusas Fósiles, no os preocupéis, esta en mi casa, con varios ejemplares, algunos pueden superar los 40 kg y parecen estar vivas. Cuando queráis y previa cita os las muestro. Las tengo algunos años, pero no se lo he comunicado a la comunidad Cientifica.
    J. Gambin.

Publicar comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies