Pint of Science Madrid: El valor del No lo sé

Colaborador invitado

17813519939_49603209b6_oPint of Science es un festival internacional que se ha celebrado por primera vez en 8 ciudades de España, y desde Hablando de Ciencia queríamos hacer una panorámica tipo mosaico de las impresiones de los que asistieron. Aquí os dejamos la crónica de Molinos, autora de los blogs Cosas que (me) pasan y Pisando Charcos:

– ¿Qué pasa si hace mucho viento y el árbol pierde sus hojas de sombra? Las de sol, ¿se vuelven de sombra?
No lo sé. 

– ¿Qué pasa en el cerebro de los niños que se hacen pis por la noche hasta muy mayores?
No lo sé.

– ¿Cual es el proceso para hacer cerveza sin alcohol?
No lo sé.

No lo sé fue la respuesta a muchas de las preguntas del público que acudió a las charlas de Pint of Science en Madrid.  

No lo sé dicho con claridad. Sin rodeos, sin disfraces, sin disimulos. El público levantaba la mano sin miedo, con tranquilidad, al principio más tímidamente y luego cada vez con más interés y muchas veces teniendo que esperar turno durante largo rato. Gente que había escuchado las charlas con interés y curiosidad y que se sentía lo suficientemente cómoda como para preguntar todas las dudas que le habían surgido durante la charla o durante las preguntas de los demás asistentes.

Hubo preguntas más sencillas, más complejas, basadas en conocimientos o en desconocimientos. Preguntas buscando un dato, una explicación más precisa o la solución a una vivencia personal relacionada con el tema tocado por el ponente.

Preguntas formuladas de forma directa o con más dudas. Preguntas hechas con voz trémula y débil al principio, pero ganando confianza y fuerza poco a poco.

– «Perdona pero… a mi me gustaría saber…».

– «No sé si esto tiene mucho que ver pero…».

17999860075_6ddcd784f5_o¿Qué fue lo mejor de Pint of Science para mi?

Lo mejor fue que conseguimos nuestro objetivo: establecer una relación de igual a igual entre los científicos y el público. Una relación cómoda para ambas partes. Una relación como una cita a ciegas; muchas expectativas susceptibles de convertirse en decepciones.

Sin embargo, todo funcionó a las mil maravillas. Los investigadores se enfrentaron a un público desconocido desplegando sus encantos, sus conocimientos y sus trabajos, que explicaron de manera sencilla, amena y entretenida. El público se mostró receptivo, interesado y curioso. Poco a poco, a medida que las charlas y los días avanzaban, unos y otros fueron sintiéndose más cómodos y congeniando sin fricciones.

El público preguntaba sin preocuparse de la hora, del tiempo, de que se hiciera de noche. Preguntas hechas sin miedo, sin pensar «van a creer que soy tonto», preguntas todas interesantes.

Los investigadores contestaban «No lo sé» sin miedo, con calma, con tranquilidad. Sintiéndose acogidos por lo que saben y también, y es mucho más importante, por lo que no saben.

¿Qué he aprendido con Pint of Science? El valor del «No lo sé» para la relación entre la ciencia y la sociedad. Los «No lo sé» que empujan a la ciencia y a la investigación a seguir adelante.

Molinos

Sin comentarios

Publicar comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies