El huerto, un aula viva

Enrique-Firma2

En este post pretendo sintetizar las virtudes que tiene el huerto como herramienta educativa formal y no formal. Mi experiencia de los últimos años en estos espacios me ha hecho comprender porque es tan interesante introducir huertos en escuelas, centros para mayores, casas de asociaciones, hospitales, cárceles, etc.

HUERTO1reducida

Huerto escolar

De todas las virtudes que tiene crear un huerto voy a comentar aquí las más interesantes, a mi parecer, desde el punto de vista de la educación ambiental:

Es un espacio para reencontrarse con la naturaleza. Vivimos entre asfalto, lo cual nos lleva a una desvirtualización de la realidad en los procesos naturales de las cosas. Ya no sabemos de dónde vienen los alimentos que comemos, los productos que usamos en nuestro día a día y perdiéndose poco a poco el valor que tiene conservar la naturaleza para que podamos seguir viviendo de ella.  Los huertos nos vuelven a recordar los procesos de la vida, el nacimiento de una planta, el trabajo en comuna de las hormigas, la polinización de las abejas, la importancia de la lluvia, del sol, de la humedad, etc.

Es un espacio multidisciplinar para el trabajo educativo escolar. Con los elementos que lo confieren se pueden crear auténticos proyectos educativos transversales al currículo escolar. En los huertos se puede dar una clase de inglés, por ejemplo de vocabulario; matemáticas, medición de espacios, consumos medios de agua; de tecnología, creación de sistemas de riego, xarreglo de herramientas,  y así con todas las asignaturas que encontramos en el sistema educativo actual. El factor clave para que salgan adelante este tipo de proyectos suele ser un profesorado motivado con los huertos ya que se precisa de una reorganización de la materia para adecuarla espacial, temporal y curricularmente.

Fomenta una serie de valores muy interesantes para la formación educativa formal y no formal. La educación ambiental se define como una educación en valores, y estos se avivan con el trabajo en huertos día a día: responsabilidad, trabajo en equipo, solidaridad, perseverancia, cooperación y así hasta el infinito. En un proceso de huerto, lo raro será que todos estos valores no afloren de una manera exponencial y práctica.

Y por último, el huerto es un aula viva, un espacio para el conocimiento práctico de la vida, en el que no tienen cabida sesiones teóricas aburridas e interminables. Es como un clase donde es inevitable trabajar los cinco sentidos de manera intensa: sentiremos en nuestros dedos el terciopelo del envés de una hoja, oleremos las aromáticas recién cortadas, veremos como el rocío se posa en los pétalos de un tajete, saborearemos los primeros tomates cherri de la temporada y oiremos el zumbido de la abeja posarse en los estambres de la flor.

Be glocal my friend,

Enrique Estrela Chicote

11 Comentarios
  • victorpascualdelolmo
    Publicado el 09:35h, 04 marzo Responder

    Buen post!! ¿Ese es el huerto que está al lado del campus de Leganés? Slds,

    • Enrique Estrela
      Publicado el 14:14h, 04 marzo Responder

      Gracias majo! Efectivamente, es el huerto del CEIP Juan de Austria en Leganés 😉

  • Gerardo Costea
    Publicado el 13:57h, 05 marzo Responder

    Lo comentaba no hace mucho a un amigo: todo el mundo debería trabajar en el campo alguna vez en su vida, porque la gente ya no sabe de dónde viene la comida. Los niños deben pensar que las lechugas y las hamburguesas aparecen directamente en el súper envueltas en plástico, y pocos somos conscientes de que un día aquello fue una semilla en el suelo que necesitó litros y litros de agua, o una vaca que se paseaba feliz por un pasto o que permanecía estabulada comiendo paja y espantando moscas con el rabo. El trabajo en el campo ayuda a comprender el auténtico valor de la comida. Obviamente un huerto urbano no acaba de ser lo mismo, pero es un buen sucedáneo para la gente que no tiene la oportunidad de ir a una finca rural.

    • Enrique Estrela
      Publicado el 08:42h, 07 marzo Responder

      Hola! me ha parecido muy interesante tu reflexión pero en el final no estoy del todo de acuerdo contigo. No entiendo un huerto urbano como un sucedáneo, sino como un espacio rural dentro de las ciudades que tiene las mismas o más funciones que cualquier campo de cultivo: acerca a la ciudadanía cosmopolita a la naturaleza, purifica el ambiente, visualmente es más bonito, da alimento a gran cantidad de familias, favorece el consumo local y responsable…
      No hay que tener fincas rurales a las que ir, hay que favorecer estos espacios en las ciudades, aprovechar al máximo sus estructuras: solares abandonados, vias de tren en desuso, tejados de casas y fábricas, etc. Traigamos lo rural a la ciudad, no perdamos nuestras costumbres 😀

      • Gerardo Costea
        Publicado el 19:45h, 08 marzo Responder

        Cuidado, no malinterpretes lo que digo. Quizás es culpa mía por no haber desarrollado más mi reflexión. Estoy de acuerdo con lo que dices: un huerto urbano es eso y más, y posee una serie de funciones que no tendrá nunca una finca rural. Cuando hablaba de «sucedáneo» me refería precisamente a «esa» cuestión y no otra. El mundo rural es algo imposible de llevar en toda su dimensión a la ciudad, igual que es imposible llevar el mundo urbano al mundo rural sin destruirlo. En ese sentido, cualquier intento por «ruralizar» la ciudad no será más que una «demo», una versión «beta», un sucedáneo. Pero como decía antes, estoy completamente de acuerdo en que los huertos urbanos tienen otras funciones, como la de descongestionar el paisaje urbano, favorecer el consumo local, constituirse en un lugar de socialización, etcétera.

  • Ununcuadio
    Publicado el 20:30h, 06 marzo Responder

    No se me había ocurrido, pero es una idea estupenda… A ver cómo la puedo implementar en mi vida real… 😉

    • Enrique Estrela
      Publicado el 08:43h, 07 marzo Responder

      hola! eres profesor? si es así, me interesa mucho que te ha parecido y si de verdad te anima a empezar un proceso educativo de huerto en el cole.
      Saludos!

      • ununcuadio
        Publicado el 15:43h, 07 marzo Responder

        De momento soy becaria de doctorado (y ni eso que no tengo beca). Pero si me ha parecido muy interesante, depende de dónde acabe…

  • Pingback:Marzo en HdC | Hablando de Ciencia | Artículos
    Publicado el 18:58h, 03 abril Responder

    […] El huerto, un aula viva […]

  • academia ingles zaragoza
    Publicado el 08:58h, 10 diciembre Responder

    Interesante articulo . Aprendo algo con cada sito web todos los días. Siempre es estimulante poder disfrutar el contenido de otros bloggers. Me gustaría usar algo de tu post en mi blog, naturalmente dejare un enlace , si no te importa. Gracias por compartir.

    • enrique
      Publicado el 15:18h, 11 diciembre Responder

      Gracias Academia! por supuesto que puedes usar la info, para eso está! Compartir es vivir!

Publicar comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies