Galeno versus Vesalio

Victor-Pascual-Firma

Galeno de Pérgamo.

Vamos a hablar un poco de medicina, de dos de los genios de la medicina. Galeno de Pérgamo (130-200) fue «el príncipe de los médicos» según el otro protagonista de este post, Andrés Vesalio (1514-1564). Mal citando a José María López Piñero (1933-2010), historiador de medicina, «la obra de Galeno de Pérgamo no solamente constituye la culminación del saber médico en la antigüedad clásica, sino también la sistematización del mismo, que permanecería […] durante mil quinientos años hasta ser desplazado por la medicina moderna […] del siglo XVII.»

Es decir, pocos levantaron la voz para contradecir y corregir los textos de Galeno, y dentro de esos pocos, el que inició la pequeña revolución que terminó provocando, tras varias décadas, el cambio de mentalidad fue nuestro ilustre Vesalio. Aproximadamente un siglo después de Vesalio, las cosas empezaron a cambiar y la medicina basada en el método científico empezó a hacerse fuerte.

 

Una de las principales razones por las que pocos alzaron la voz, o les dejaron lanzar la voz, fue la ingente cantidad de documentos escritos que Galeno legó. Se tiene constancia que escribió ¡400 textos! De estos, han sobrevivido unos 150, entre ellos hay 16 tratados sobre el pulso, 30 de farmacopea, 14 de terapéuticos, 6 de patología, 17 de fisiología, 9 de anatomía, etc.

Tras pasar las sombras de la Edad Media, a finales del siglo XV, médicos y humanistas empezaron a coleccionar, editar, criticar, traducir y publicar los textos de Galeno, siguiendo de esta forma el movimiento social de recuperar los textos y filosofía griega y romana, abandonando a su vez el desarrollo (aunque escaso) que se produjo en la Edad Media. Aunque parte de la documentación que dejó Galeno era errónea, ya veremos porqué, los médicos y humanistas que tradujeron estos textos lo hicieron realmente bien, buscaron las fuentes directas (los textos de Galeno en griego) o más antiguas posibles, y así ser completamente fieles a las palabras de Galeno. De esta forma, evitaban la amplificación de errores y erratas que se producen al generar copias de copias o traducciones de otras traducciones.

Durante los siglos posteriores a Galeno, el principal escollo para los estudiantes de anatomía era el de la misma enseñanza de Galeno. Me explico, los maestros leían los textos de Galeno y mostraban ilustraciones desde su cátedra y los estudiantes se tenían que procurar realizar disecciones en privado, no vaya a ser que les pillase la Iglesia y les tirase de las orejas… brazos, piernas, etc. ¿Y por qué digo que la anatomía que dejó Galeno no era la más recomendable para la enseñanza? Por una simple razón: Galeno escribió sus libros de anatomía basándose en disecciones de animales y no de humanos (ni muertos). Al final, ¿qué es lo que pasaba? Que si algo no estaba en el texto de Galeno y el estudiante se lo encontraba en medio de una disección, eso que se había encontrado no existía. 

Andrés Vesalio.

Andrés Vesalio.

Vesalio nació en Bruselas, se formó en las universidades de París, Lovaina y Padua, el senado veneciano lo nombró profesor de cirugía, y tras dedicar más tiempo a la anatomía que a la cirugía, publicó su libro De humani corporis fabrica en 1543. Este libro favoreció la renovación de la anatomía galénica y abrió paso a la medicina renacentista. Además, está reconocido como uno de los libros más bellos sobre ciencias jamás publicados. Al contrario que Galeno, Vesalio realizó múltiples disecciones a cadáveres y catalogó todo lo que veía, de esta forma descartaba las anomalías que pudiesen tener algunos individuos y anotó las características comunes. 

Recordemos que Vesalio no fue el primer intento de corrección sobre el trabajo de Galeno, pero sí fue el más sonado. Tampoco fue un trabajo sin errores y, como en aquella época no era un intocable como lo fue Galeno durante más de un milenio, sus discípulos corrigieron y extendieron el trabajo. Esta crítica constructiva supuso, al cabo de unas décadas, una renovación de la medicina y, sobretodo, de la anatomía.

Como muchos de nosotros sabemos, encontrar errores y subsanarlos en los trabajos de las grandes mentes de la ciencia, no es un insulto a dicho genio, es ciencia. La ciencia es acumulativa, un individuo no desarrollará un trabajo completo partiendo de la nada, se tendrá que apoyar en los hombros de los gigantes y siempre habrá alguien detrás diciendo «bueno, eso es una estupenda aproximación de la realidad, pero si el objeto va mucho más rápido o es mucho más pequeño, esto deja de funcionar y es necesario introducir pequeñas modificaciones». 

Vesalio no partió de la nada, utilizó los trabajos de Galeno, y de otros muchos. Los posteriores a Vesalio no partieron de la nada, utilizaron los trabajos de Vesalio, de sus contemporáneos y predecesores.  Piedra a piedra se construye la torre de la ciencia y del conocimiento.  

¿Quién será el siguiente genio que provoque una revolución en la medicina? Tal vez en el año 3000.

¿Quién será el siguiente genio que provoque una revolución en la medicina?

 Víctor Pascual del Olmo

Referencias:

Historia de la Ciencia. Autores: Javier Ordóñez, Víctor Navarro, José Manuel, Sánchez Ron. ISBM: 978-84-670-2969-7 

 

Tags:
,
4 Comentarios
  • Bitacoras.com
    Publicado el 14:12h, 25 marzo Responder

    Información Bitacoras.com…
    Valora en Bitacoras.com: Vamos a hablar un poco de medicina, de dos de los genios de la medicina. Galeno de Pérgamo (130-200) fue “el príncipe de los médicos” según el otro protagonista de este post, Andrés Vesalio (1514-1564). Mal citando a José Mar…..

  • Pingback:Marzo en HdC | Hablando de Ciencia | Artículos
    Publicado el 18:58h, 03 abril Responder

    […] Galeno versus Vesalio […]

  • Elena
    Publicado el 02:47h, 20 mayo Responder

    Este me ha encantado, ¡felicidades!

Publicar comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies