Los hábitos pueden ser difíciles de cambiar [NS]

Los hábitos pueden ser difíciles de cambiar, pero ahora al menos tenemos alguna idea de cómo se forman.

Cuando un conjunto de neuronas se activa a la vez, la actividad se registra como una onda cerebral. Asimismo, diferentes frecuencias de ondas cerebrales estés asociadas a diferentes tareas en el cerebro.

Para descubrir cómo las ondas cerebrales cambian durante el aprendizaje, la neurocientífica Ann Graybiel y el investigador Mark Howe hicieron uso de electrodos para analizar ondas cerebrales en el estriado ventromedial de ratas mientras se las enseñaba a recorrer un laberinto, todo esto en el Massachussets Institute of Technology.

Mientras las ratas iban realizando la tarea, sus cerebros mostraban rápidas ráfagas de ondas gamma. Una vez las ratas dominaron la tarea, sus ondas cerebrales se ralentizaron hasta aproximadamente un cuarto de su frecuencia inicial, convirtiéndose en ondas beta. El equipo de Graybiel sospecha que esta transición refleja el momento en el que el aprendizaje se convierte en hábito.

Graybiel afirma que las ondas más lentas podrían ocasionarse debido a que el cerebro elimina actividad en exceso para refinar el comportamiento. Además, sugiere que podría ser posible potenciar la velocidad a la que se aprende una habilidad, si se mejorara la susodicha actividad de ondas beta.

Ángel Santana

Supervisión Lingüística: Carolina Herrera

Fuente: New Scientist [NS]
Imagen:  Adrianna Williams/Corbis
 

6 Comentarios

Publicar comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies